Después de numerosas pruebas con una gran variedad de materias primas en el mercado, se descubrió en el Norte de Dinamarca la Arcilla de Moler la cual después de ser calcinada y mezclada con cloruro de calcio, era eficaz para absorber la humedad siendo también un producto 100% no dañino al medio ambiente ni a productos comestibles.